Un insecto en ámbar en un fósil de dinosaurio

Los paleontólogos siempre están en busca de nuevos fósiles de dinosaurios. Es cierto que ya abundan, pero es una sorpresa cada vez que encuentran otro. Más raro es hallar insectos eternizados en ámbar hace millones de años. Pero un insecto en ámbar en un fósil de dinosaurio es realmente improbable. Por eso se maravillaron los que lo encontraron, en lo que puede haber sido una increíble cadena de acontecimientos.

El pulgón que atravesó millones de años en el tiempo hasta nuestros días
El pulgón que atravesó millones de años en el tiempo hasta nuestros días
La gota de ámbar

En 2010, un equipo de paleontólogos trabajaba en un famoso yacimiento de Alberta en Canadá. Allí descubrieron la mandíbula de un hadrosaurio de pico de pato de hace 75 millones de años. El fósil estaba coronado por una gota de ámbar «inusualmente grande»  de 7 centímetros de ancho. Contenía un pulgón y restos de ramas. Ahora, un estudio publicado en «Scientific Reports» explica la increíble cadena de eventos que tuvieron que ocurrir para que el doble fósil llegara así hasta nuestros días.

Los paleontólogos creen que después de que el hadrosaurio Prosaurolophus de 9 metros de largo muriera y su carne se pudriera, el animal se hundió en un río. Allí, casualmente, también cayó una gota de resina pegajosa de lo que parece ser una secoya. Según los autores, la gota, que contiene un pulgón Cretamyzidae, una familia del Cretáceo que devoraba la corteza de coníferas, quedó presionada contra el hueso por el flujo de agua. Después, los sedimentos cubrieron este fósil dos por uno durante decenas de millones de años. Tiempo durante el cual la resina se endureció en ámbar, como explican en la web de «Science».

Un insecto en ámbar en un fósil de dinosaurio. Increíble.
Un insecto en ámbar en un fósil de dinosaurio. Increíble.
Lo que el descubrimiento nos cuenta de los dinosaurios

El hallazgo no es solo una curiosidad. Proporciona un buen número de secretos sobre el entorno en el que vivía el dinosaurio. Aunque los fósiles de dinosaurios y resinas son abundantes en el Cretácico tardío del oeste de Canadá, rara vez se asocian. Esto se debe a que las condiciones para su preservación difieren. Por lo tanto, los registros de hueso y ámbar representan fuentes de información en gran medida independientes, aunque complementarias, sobre diferentes aspectos de los ecosistemas antiguos. En el nuevo fósil, las huellas de plantas e insectos en el interior del ámbar confirman que algunos hadrosaurios se alimentaron de coníferas cerca de las llanuras de inundación costeras.

Es curioso descubrir que una cadena de eventos particulares hace muchos millones de años pueda develarse aun ahora. Lo saben quienes encontraron un insecto en ámbar en un fósil de dinosaurio.

Comments

comments