Las ranas de cristal reaparecen en Bolivia

No se había dejado ver en 18 años. Es una rara especie de rana con piel translúcida. Es nativa de centro y Sudamérica y acaba de ser vista en Bolivia. Son llamadas «las ranas de cristal de Cochran». Tres ejemplares de estas fueron descubiertas por ecologistas a principios de este mes. El mágico hallazgo tuvo lugar en un parque nacional boliviano.

Las ranas de cristal se llaman así ya que su piel es transparente.
¿Por qué se les dice ranas de cristal?

Los minúsculos anfibios pesan sólo entre 70 y 80 gramos y miden entre 19 y 24 mm. Y se les llama » las ranas de cristal» por la piel translúcida. Incluso se pueden ver los órganos internos a través del vientre. Algunos ejemplares la tienen tan transparente que incluso permite apreciar al corazón… latiendo. Las que fueron descubiertas en Bolivia tienen el pecho blanco. Las ranas de Cochran habitan en los bosques lluviosos de montaña, principalmente en los Andes.

El hallazgo se produjo al este de Cochabamba. Un equipo de investigadores del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny realizaba una misión de rescate de reptiles y anfibios. Su hábitat está amenazado por un proyecto hidroeléctrico.

«El redescubrimiento de esta especie nos brinda un rayo de esperanza para el futuro de las ranas de cristal. Es uno de los grupos de anfibios más carismático del mundo.» Lo dijeron los ecologistas Rodrigo Aguayo y Oliver Quinteros.

Esta es una de las ranas de cristal fueron encontradas en Bolivia.
Salvando la especie

Las tres ranas fueron trasladadas al Centro de Conservación de Anfibios K’ayra, del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny. Los científicos esperan lograr su reproducción.

«Es acá donde además de conocer más sobre sus características e historia natural, se pretende lograr su reproducción ex situ (fuera de su hábitat natural). Buscamos su posterior repoblamiento, como parte de una estrategia de conservación», señalaron los investigadores.

Bolivia, y el resto de América Latina, tiene algunos de los ecosistemas más ricos del planeta. Según la Convención sobre Diversidad Biológica, está en la lista de los 15 países más biodiversos del mundo. Al menos 24 nuevas especies han sido descubiertas en el país desde 2014.

Los ecologistas esperan lograr la reproducción de los especímenes.
Reunión de ranas

Pero muchas especies, incluidas las ranas de Cochran, están amenazadas por a la destrucción y degradación de su hábitat. En el Centro K’ayra también se encuentran otras famosas ranas. Allí está Romeo, que llegó a ser conocida como «la rana más solitaria del mundo». Antes de conocer a Julieta y a otras cuatro ranas sehuencas que fueron descubiertas el año pasado, Romeo era el último ejemplar conocido de su especie.

Los especialistas del museo están intentando reproducir a la pareja, pero hasta ahora no han tenido éxito. Sería muy triste que desapareciese la especie. ¡Crucemos los dedos para que no sea así!

<

p style=»text-align: justify»>
 

Comments

comments