Las máscaras hiperrealistas que no se detectan

Dicen que todos llevamos, de alguna forma, una máscara que no se ve a simple vista. Es una cuestión metafórica, por supuesto. O más bien, lo era. Porque ya existen máscaras que, en efecto no se pueden detectar, y que no son ficticias. Son las máscaras hiperrealistas de silicona, que pueden confundir a cualquiera. Incluso (y es lo preocupante) a la policía.

Las máscaras hiperrealistas son casi indetectables. Aquí, una escultura hiperrealista del artista Ron Mueck.
Casos reales de suplantación

Estas máscaras tienen detalles increíbles, con cabello, pecas y arrugas. Cubren la cabeza y el pecho del usuario. Incluyen agujeros para los ojos y la boca que se mezclan perfectamente con la piel para crear una apariencia realista. Existen casos importantes de personas que utilizan con éxito estas máscaras para engañar a otros.

En 2010, un hombre asiático de unos 20 años pasó por el control de pasaportes de Hong Kong sin ser detectado. Usaba una máscara que lo disfrazó como un hombre blanco mayor que se parecía al individuo en su pasaporte robado. Se detectó cuando lo vieron quitarse la máscara durante su vuelo a Canadá. El portador de la máscara fue detenido por la policía al aterrizar.

En 2016, en una historia ampliamente reportada, un hombre afroamericano fue arrestado por el robo a un banco. Las cámaras de seguridad CCTV lo identificaron. Sin embargo, resultó ser un caso de identidad equivocada. Más tarde se supo que el ladrón del banco era en realidad un hombre blanco… con una máscara. El verdadero perpetrador solo fue atrapado cuando su novia llamó a la policía. Había encontrado una máscara hiperrealista y una bolsa de dinero en su armario.

Más recientemente, en 2019, sucedió algo más osado. Los estafadores de identidad usaron una máscara hiperrealista para imitar al ministro de defensa de Francia, Jean-Yves Le Drian. Buscaban dinero de personas en una estafa de rehenes. Se estimó que el esquema defraudó a las personas con alrededor de US$77 millones. El sospechoso solo fue descubierto después de un deslizamiento lingüístico. Utilizó la palabra «vous» en lugar de «tú» durante una conversación.

Cada vez más, la calidad de las máscaras hiperrealistas aumenta.
Más creíbles que nunca

Estos casos del mundo real demuestran algo. Las máscaras hiperrealistas de silicona son lo suficientemente creíbles como para proporcionar una ruta viable hacia el fraude de identidad. El grupo de investigación de Rob Jenkins y el laboratorio FaceVar de Mike Burton de la Universidad de York se propusieron abordar esta pregunta. En varios estudios, mostraron que detectar personas con máscaras hiperrealistas en fotografías y de memoria era muy difícil.

¿Pero qué pasa de cerca en un contexto de control de fronteras del mundo real? Se publicó una investigación al respecto en la revista académica Perception. Jenkins y su equipo crearon un escenario simulado de control de frontera del aeropuerto durante un evento en el Museo de Ciencias de Londres. Incluyó a un «viajero» con una máscara hiperrealista. A los miembros del público se les hizo una serie de preguntas. Debían evaluar si detectaron que la persona sentada cerca llevaba una máscara.

Solo el 13% de los participantes detectaron la máscara de inmediato. Del resto de los participantes, solo el 11% informó que habían detectado la máscara cuando se les presentó una serie de preguntas. Una de ellas fue si creían que el viajero llevaba un disfraz.

Al final de la prueba, se les informó a los participantes sobre el fraude de máscaras hiperrealistas. Se les preguntó explícitamente si el viajero llevaba o no esa máscara. Sorprendentemente, el 10% de los participantes todavía no pudo detectar que el individuo llevaba una máscara.

Mira bien: las máscaras hiperrealistas están aquí

Fue notable que las tasas de detección de máscaras fueran tan bajas. La tarea ahora es encontrar formas de mejorar las tasas de detección. Algunas personas son mucho mejores que otras para distinguir las máscaras de los rostros reales. Eso abre la puerta a la selección y capacitación del personal. Y es que es una realidad: las máscaras hiperrealistas están entre nosotros.

Y tú, ¿ya miraste bien a la persona que está pasando a tu lado?

 

Comments

comments