La realidad es una alucinación

¿Cómo podemos diferenciar la realidad de una alucinación? El neurobiólogo Anil Seth dice que no hay diferencia: la realidad es una alucinación.

En la charla magistral del Congreso Futuro, Seth desarrolló esta idea a partir de ejemplos básicos acerca de cómo nuestro cerebro tiende a recrear la realidad a partir de experiencias anteriores. “Imagina al cerebro, encerrado dentro de un cráneo, recibiendo señales sensoriales, que solo son impulsos eléctricos que por sí mismos no tienen colores ni formas ni nada así», dice.

Ese cerebro lo que hace es tomar las señales sensoriales y combinarlas con experiencias previas sobre cómo funciona el mundo para darle sentido. La predicción más probable es lo que conscientemente experimentamos como real. Un ejemplo serían las formas que encontramos en las nubes. No es probable que haya un rostro en ellas, pero nuestro cerebro predice las formas y las asocia con recuerdos previos.

«Lo que llamamos ‘realidad’ son alucinaciones que asumimos como reales porque todos tendemos a percibirlas de la misma manera», afirma el investigador de la Universidad de Sussex, en Reino Unido.

 

En un interesante experimento, a un participante le indicaron esconder uno de sus brazos, mientras que en la mesa se colocaba un brazo de goma en la posición en la que su brazo real estaría. Con un pincel, otra persona acariciaba el brazo real visible y el brazo de goma. La mayoría de personas en este experimento tiendes a “sentir” el cosquilleo del pincel en el brazo no visible. ¿Por qué? Porque el cerebro empieza a considerar lógico que ese sea nuestro brazo. Por eso, cuando un tercero clava un cuchillo en el brazo de goma repentinamente, nos asusta el dolor que aparentemente sentiremos.

La realidad es una alucinación, Youtube también

El concepto de que la realidad es una alucinación fue desarrollado anteriormente por Seth en una famosa charla de 2017, cuyo video cuenta con millones de reproducciones y puedes ver aquí. Propuso reemplazar la icónica frase de Descartes “pienso, luego existo” por “predigo, luego existo”.

Como cierre, el académico afirmó que la importancia de la neurociencia se localiza en la comprensión del ser humano. “Esto es necesario para definir qué especie queremos ser”. El experto afirma que todas las percepciones son diferentes, lo cual puede ayudar a resolver diferentes problemas de la salud mental.

<

p style=»text-align: justify»>

Comments

comments