La momia de la mala suerte – un antiguo misterio

¿Crees en la suerte? Deberías tener cuidado cuando leas este artículo acerca de la momia de la mala suerte.

En el Museo Británico de Londres se expone una tapa de ataúd egipcia que perteneció a una mujer de alto rango, a la cual se atribuyen múltiples desgracias. La más sonada, causar el hundimiento del Titanic.

La momia de la mala suerte

La colección de antigüedades egipcias del Museo Británico de Londres acoge a una inquilina muy especial. Una cubierta antropomorfa pintada, de madera y yeso, que una vez cubrió a la momia de una mujer. Posiblemente una sacerdotisa de Amón Re. El objeto fue bautizado hace años como la «momia de la mala suerte» (the unlucky mummy). Sin embargo, en realidad tal momia no existe, sino que se trata tan sólo de una tapa de ataúd.

La «momia de la mala suerte» se exhibe en una vitrina de la sala 62 del museo. Está pintada de vivos colores y cubierta de inscripciones jeroglíficas. La representación femenina lleva peluca, un gran collar y, lo más curioso, las manos colocadas de un modo extraño. Surgen horizontalmente de su pecho y con las palmas hacia afuera. La pieza es de una gran belleza y se data a finales de la dinastía XXI (950-900 a.C.).

Una pieza maldita

Pero ¿por qué se le puso tan nefasto nombre? Parece ser que a esta sacerdotisa, que tiene la mala costumbre de rondar por el museo por las noches, se le atribuyen las mil y una desgracias acaecidas a sus sucesivos propietarios. Y también a quienes intentaron contar la historia de sus maldades. Entre ellos algún intrépido reportero. Personajes de la talla de Yeats, Conan Doyle o Henry Rider Haggard hicieron referencia a la «momia de la mala suerte». Incluso un periódico tan respetado como The Times publicó en 1921 un artículo que hablaba de los peligros que corrían quienes se cruzaban en su camino.

La historia de esta cubierta de momia daría para escribir una apasionante novela de aventuras. Al parecer, el objeto fue adquirido a unos ladrones de tumbas por un tal Thomas Douglas Murray. Era miembro de un grupo de viajeros ingleses que se encontraba en Tebas entre 1860 y 1870. El viaje de regreso a Londres con el objeto fue de todo menos tranquilo. Tanto Murray como sus compañeros sufrieron diversos desastres. Uno se adentró en el desierto y nunca volvió a aparecer. Otro perdió un brazo a causa del disparo accidental de un sirviente. Incluso la maldición les persiguió una vez en Inglaterra. Otro miembro del grupo se arruinó y otro más contrajo una grave enfermedad que lo dejó postrado.

El sarcófago se exhibe en el Museo Británico de Londres
Siguen las calamidades

Al final, el objeto acabó en manos de la señora Warwick Hunt, hermana de uno de los damnificados por la actuación maléfica de la sacerdotisa. Pero los habitantes de su casa empezaron a sufrir también una serie de desdichas. Por lo que decidió donar el objeto al Museo Británico en 1889. En el museo siguió causando desastres, algunos poco importantes como las caídas de turistas. Otros, tan terribles como las muertes de un fotógrafo que intentó tomar una imagen del objeto. O la del periodista Bertram Fletcher Robinson, que falleció en 1907 a causa de unas fiebres que algunos dijeron que estuvieron causadas por la momia, ya que el reportero se había atrevido a divulgar sus supuestos maleficios.

La momia de la mala suerte y el Titanic

Pero la historia más fascinante que rodea a esta pieza es la que afirma que fue la causante del hundimiento del Titanic, el impresionante transatlántico.,Era joya de la naviera White Star y se hundió en el Atlántico Norte el 12 de abril de 1912. ¿Cómo surgió semejante historia? Al parecer, la leyenda sobre una momia maldita que iba en el barco fue lanzada por el periodista y espiritista William T. Stead. Viajaba a bordo del Titanic (y no sobrevivió). Reunido con otros viajeros en el salón de fumadores contó un relato de miedo protagonizado por las hazañas de la momia maldita. Añadió que viajaba a bordo del navío, enviada por su nuevo propietario, un multimillonario estadounidense, a su país.

Pero aún hay más, ya tras el hundimiento surgió otra increíble historia sobre las peripecias de la «momia de la mala suerte». Según esta, el objeto flotó y fue recogido por una empresa de salvamento que lo llevó a EE. UU. e intentó devolverlo a su propietario, que estaba en Londres. Pero el barco que transportaba a la «momia de la mala suerte» de nuevo a Inglaterra, el Empress of Ireland, también se hundió. El sarcófago fue de nuevo recuperado de las aguas. Pero no acabarían aquí las tragedias. La momia fue entregada al káiser Guillermo, en Alemania, y poco después dio inicio la Primera Guerra Mundial.

Rumores y más

Evidentemente, en torno a la cubierta de ataúd de la supuesta sacerdotisa de Amón Re se mezclan todo tipo de informaciones, algunas verdaderas, otras rumores y la mayoría auténticos disparates, pero se inscribe dentro de la tradición sobre las maldiciones de antiguas momias egipcias, tan del gusto de la época. En todo caso, no queda ningún rastro del amuleto que según algunos rumores llevaba en su cabeza y rezaba así: «Despierta de tu postración y el rayo de tus ojos aniquilará a todos aquellos que quieran adueñarse de ti».

El hermoso sarcófago de la sala 62 del Museo Británico continúa observando a los visitantes con su media sonrisa y su expresión amable, y hace mucho tiempo que no se ha tenido que lamentar ninguna desgracia entre los miles de turistas que cada día acuden a la institución londinense. De hecho, la mayoría pasa por delante de la «momia de la mala suerte» y ni siquiera se para a echarle un somero vistazo…

<

p style=»text-align: justify;»>

Comments

comments