Increíble. Monja católica queda embarazada después de comer testículo de toro

Una monja católica quedo embarazada sin romper su voto de castidad, después de devorar seis platos de ostras de las Montañas Rocosas, un manjar local hecho de testículos de toro.

Hola chicos, chiques, chicas, chiquis (o como quieras, ahora que está de moda el lenguaje inclusivo).

La Hermana Mary-Gertrude, de 61 años, del Monasterio Carmelita de los
Sagrados Corazones, pasó un fin de semana de ayuno y oraciones, en un monasterio
aislado cerca de la ciudad de Severance. (para
aquellos que no saben Colorado, EEUU
)

En el camino de regreso al monasterio, las monjas se detuvieron para cenar
en un buffet de comida especializada en cocina local.

Las ostras de las Montañas Rocosas son un plato hecho de testículos de toro.
Los órganos a menudo se fríen después son cubiertos de harina, pimienta y sal, y algunas veces golpeados (¡chinverguencha!!!)

La hermana Mary-Gertrude dice que sucumbió a la glotonería (¡pecado
hermana!!!) después de probar un suculento plato local llamado ostras de las Montañas Rocosas.

“Se llamaba ostras y sabía a pollo frito, ¡pero mejor! Tomé
seis platos grandes seguidos y no pude parar”.

A los varios días, comenzó a sentir náuseas y dolores de estómago, lo que
la llevó a consultar a un médico.

Ante la sorpresa divina, se enteró que estaba embarazada. Por lo que es el
primer caso conocido de embarazo causado por la ingestión de semen animal.

“El médico me dijo que comí 12 libras de testículos
de toro y eso fue lo que me dejó embarazada, pero sé que en realidad es Dios
quien me castiga por mi glotonería”.

La Diócesis Católica Romana de Colorado Springs celebrará un consejo teológico especial para determinar la fe de la Hermana Mary-Gertrude.

Aunque la monja técnicamente no violó sus votos, a las mujeres del clero
católico no se les permite tener hijos y su embarazo es una gran vergüenza para
su Orden.

Dependiendo del juicio del consejo, podría ser condenada a la pérdida de su
condición de clérigo o incluso a la excomunión.

Comments

comments