El laboratorio de la Antigua Roma desenterrado

En Roma, nunca sabemos sobre qué estamos parados. Puede que sea sobre un milenario cementerio, una civilización prehistórica, túneles secretos… o u laboratorio de miles de años de antigüedad. Eso es lo que se halló en el subsuelo de la basílica de Majencio, en Italia. Allí, durante unas excavaciones arqueológicas, se halló algo. Aquí te contaremos del laboratorio de la Antigua Roma que fue usado como botica por los médicos de Roma, entre ellos, casi con total probabilidad, por el propio Galeno.

La imponente Basílica de Majencio, en cuyo subsuelo se halló el antiguo laboratorio
La imponente Basílica de Majencio, en cuyo subsuelo se halló el antiguo laboratorio

Fue un equipo de arqueólogos de la Universidad de La Sapienza, en Roma. Dirigidos por Domenico Palombi, hicieron un descubrimiento sorprendente en el área del Foro romano. Muy cerca del famoso Coliseo. Un laboratorio farmacológico público que seguramente frecuentó el mismísimo Galeno de Pégamo, el médico más famoso de la antigua Roma. Él vivió en la ciudad desde el año 162 d.C. Llegó a ser el médico de la familia imperial bajo el reinado de Marco Aurelio y de su hijo Cómodo.

Laboratorio y farmacia

El laboratorio de la Antigua Roma se halló cuando los arqueólogos estaban excavando en el complejo de los Horrea piperataria. Son unos almacenes construidos en época de Domiciano, a finales del siglo I d.C.  Allí se guardaban pimienta y otras especias muy apreciadas en Roma procedentes de Oriente. Muchas de ellas se utilizaban para elaborar fármacos y ungüentos: eran tan valiosas como el oro.

Tal como cuenta Palombi, las especias «representaban una riqueza que el emperador apreciaba de forma especial. De ahí que construyera los almacenes cerca del palacio. Algunas provincias del Imperio pagaban los impuestos con bienes de prestigio: las especias son un buen ejemplo. La primera elección de las especias correspondía al emperador, para la corte y el ejército. El resto se comercializaba con precios establecidos por el soberano». El complejo de los Horrea piperataria era muy frecuentado por médicos y boticarios que usaban las especias en sus preparaciones.

Las excavaciones en esta zona han sacado a la luz un edificio de planta rectangular, con un patio porticado y una especie de bañera en el centro. Estaba dividido en varias estancias que pudieron servir como almacenes. El lugar quedó sepultado a inicios del siglo IV para construir encima la monumental basílica de Majencio. El lugar ha tenido que asegurarse con puntuales.

Pasear por el Foro Romano es viajar en el tiempo.
El laboratorio de la Antigua Roma y Galeno

Que Galeno frecuentó esta zona queda atestiguado por sus propias palabras. En sus textos, el médico habla de un distrito dedicado a las ciencias médicas situado en el Foro romano, a los pies del Palatino. Allí compraba toda clase de productos para sus preparaciones farmacológicas. En el lugar se alzaba también una completa biblioteca y auditorios, donde Galeno impartió algunas clases magistrales. Pero que el edificio descubierto fuese el laboratorio de la Antigua Roma de Galeno es muy posible. Palombi afirma que sí se trata de un laboratorio farmacológico. Puesto que data de la época en la que Galeno vivió en Roma y como el famoso médico frecuentó la zona de los Horrea piperataria, tal como él mismo reconoce, es casi seguro que utilizase el lugar para elaborar sus preparaciones y llevar a cabo sus investigaciones.

Paseando por Roma

Al ser un lugar «jamás estudiado e inédito», según Palombi, estos almacenes de especias y el laboratorio anexo son, para los arqueólogos, una zona de gran interés. Está prevista su apertura al público a finales de 2020. La idea es que el visitante encuentre este lugar tal como se ha descubierto. La dirección del Parque Arqueológico del Coliseo tiene previsto que estas visitas se lleven a cabo en grupos reducidos. Discurrirán a través de una pasarela suspendida desde donde podrán verse proyecciones explicativas. Un atractivo más que añadir al área de los Foros romanos.

Caminar por las calles de Roma es tener la Historia bajo los pies. Nunca se sabe qué otros secretos se ocultan debajo de la Ciudad Eterna.

 

Comments

comments